Ejemplo de frustración

Tengo la historia. Esa, que me sugirió un amigo en un momento de inspiración mutua. Tengo los personajes, las situaciones, el tiempo. Tengo el cuento que quiero, lo veo, lo presiento, casi lo puedo leer en mi cabeza. Sin embargo, no puedo escribirlo. Bloqueo, piedra, sequedad, todo junto y más que se combina y no puedo escribir ni una palabra, la primera.

Lo dejo. Me olvido. Me voy a otro lado. Escribo tonterías para olvidarlo razonablemente rápido. Bebo café y más café. Sé que sigue ahí, sé que me espera, sabe que volveré. Y vuelvo. Y no puedo. No tengo la forma de doblegar mi sequedad.

Tengo miedo de comenzar porque sé que borraré. Una y otra vez borraré todo. Será otra frustración, pero más quemante que ésta. Sé que no puedo y no sé. Ambas cosas. Y quizás también sé que nombrándolos, puedo exorcizar los fantasmas.

Quizás lo mejor sea dormir, totalmente ebrio, sobre la playa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s