Calor

Hay un calor pesado en el aire. Caminar es difícil. No es, sin embargo, el día más caliente. Por momentos, una brisa me recuerda el sudor en la camisa. Caminar y caminar es el destino. Por momentos, lento y abatido, por otros apurado como si tuviera que llegar. No puedo desprenderme del calor. La gente te mira al pasar como buscando una explicación. Todos estamos bastante locos como para admitirlo, pero la ciudad se vuelve inhumana cuando las temperaturas son extremas y, sin embargo, no cambiaríamos este manicomio por otro similar. Este es único. Amarillo y naranja por momentos, Buenos Aires es el lugar.

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “Calor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s