Acerca de

La persona que escribe esto no es un escritor, ni siquiera uno desconocido. Entre sus méritos se incluyen una casi bochornosa testarudez para perseverar en el error y el blasón no menor de no haber recibido premio alguno. Debo decir que los premios literarios están fuertemente desacreditados, al menos para los que no hemos recibido ninguno.

La persona que escribe esto  se entretiene tipeando notas fuera de escuadra, llenando renglones inclinados y dibujando figuras borrosas. Su fuerte no es la metáfora, ni los meandros de un palíndrome complejo, que podrían ser un refugio ante la escasa inspiración. Tampoco acierta con la innovación en temas y climas; reduce sus pretensiones, restringe sus ideas y se conforma con lo que hay sobre la mesa. Jamás participó en ningún concurso, lo cual explica que nunca fuera mencionado por nadie del ambiente.

Soy un escritor aficionado. Si bien he publicado varios libros y vendido algunos, ni las personas ni yo pensamos que sea un escritor, uno que contesta Escritor! cuando se le pregunta qué se pretende. A lo largo de los años he logrado descubrir algo maravilloso: me encanta ser un escritor aficionado. Por momento, hasta prefiero esto a tener que firmar ejemplares, dar conferencias sobre temas que no conozco, como mis libros, y participar en paneles de gente como la gente a la cual le interesa un chelín por qué escribo lo que escribo. Si hay algo que odio, además, es el resentimiento.

A los que les parezca una aventura que vale la pena, bienvenidos. A los que pasan y no regresan, buena suerte en el viaje. Y a los que lleguen por segunda vez, los invito a dejar su correo para recibir las novedades.

Anuncios