Como somos

Hay algo que llama la atención en la especie humana. Nos cuesta imaginarnos el amor, como se siente, como se percibe. Pero sabemos perfectamente como es el terror, a qué huele, nos podemos imaginar como lo sentimos. Es por eso que sabemos que necesitamos un gobierno. Siempre.

Anuncios

El señor del agua

El forastero tomaba su sopa al fondo del angosto y largo salón. Sus modales eran diferentes a los de los lugareños, que tenían los hombros hundidos y la cabeza dentro del plato. El lugar olía a comida rancia, como todos los de ese pueblo perdido en las montañas.
Había llegado de madrugada, envuelto en el frío. Se acomodó como pudo en un portal frente a la plaza y se dispuso a esperar. Ahora toma su sopa con parsimonia, como si esperara algo que debía ocurrir. Unos parroquianos conversan en voz baja.
Sigue leyendo